0 Carrito
Añadir al carrito
    Tiene artículos en su carrito
    Tiene 1 artículo en su carrito
    Total
    Finalizar pedido Seguir Comprando

    Nuestro Mundovainilla — Aden+Anais

    El final de un colecho forzado

    El final de un colecho forzado

    Hace una semana aproximadamente mis enanos pasaron a su cuarto juntos. ¡Hemos pasado 10 meses durmiendo juntos por pura necesidad!

    Cuando nació Tomás, mi primer hijo, no había practicado el colecho y tampoco lo había escuchado antes. Simplemente la idea de dormir con un bebé recién nacido a lado me daba pavor, más aún cuando eres mamá por primera vez.
    Tomás dormía en su coche cuna a lado de nuestra cama por los 2 primeros meses, luego pasó a dormir en su cuna en el cuarto próximo al nuestro. Nos fue de maravilla, al principio se levantaba cada 3h a tomar la teta y luego 1 ó 2 veces por la noche. Así pasamos los siguientes 19 meses 👌🏻

    La historia dio un giro de 360• cuando nació Emanuel mi segundo enano, y el último 🙌🏻

    Ya había acordado con mi esposo que si Tomás se despertaba en la noche, iba a ser él quien lo iría a ver, mientras yo atendía al nuevo bebé. Lo que jamás pensamos era en la necesidad terrible de Tomás de querer estar todo el día conmigo. Para él, solo existía una palabra y esa era ¡MAMÁ! 😩

    Las primeras semanas las pasamos mal, era súper agotador. Podíamos estar en vela casi toda la noche tratando de acostar a Tomás en su cama y sin contar las veces en que el bebé se despertaba por sus gritos, era una película de terror con 2 niños gritando en plena madrugada. 😳
    Es así como empezamos a colechar, sí por pura necesidad y salud mental.



    Moví la cama de Tomás a mi cuarto y armamos una súper cama. Por fin, mi esposo y yo logramos dormir de lo más rico a lado de nuestros enanos 👏🏻 Tomás solo levantaba la cabeza, nos miraba y volvía a dormir. Y el bebito, acostado a lado mío podía tomar la teta y seguir durmiendo.

    Hemos disfrutado bastante todo este tiempo es lindo ver a tus enanos despertar o despertarte por las mañanas. Sentir cómo se acurrucan a tu lado, dormir muchas veces los fines de semana hasta las 9am 🙈🙈🙈 

    Una experiencia que tanto mi esposo como yo disfrutamos y recordaremos siempre.

    Antes de mudarlos a su nueva habitación, les hablamos sobre su cuarto, sobre tener un espacio para ellos, un espacio suyo.

    Además hemos ambientado su cuarto para que nos se sientan solos, las camas están casi juntas, tienen cojines decorativos de El Tepee, sus camas tienen solo las sábanas bajeras de Red Carrot, son una delicia para la hora de dormir. En lo particular, a mis enanos no les gusta taparse con ¡nada! Solo han aceptado las colchas de Aden+Anais, Tomás tiene el modelo del león y le encanta, ruge como león al verla. Y mi enano más pequeño tiene la colcha Up Up Away, duerme con ella y abraza su manta de muselina que la lleva a todos lados.



    Ahora ambos se acompañan. Aún me llaman un par de veces, pero es más tranquilo, ya no hay tanto grito.

    Sí, hay noches en la que los extraño tanto que me quedo con ellos un rato, y sí, también es rico volver a abrazar a tu esposo por las noches y poder conversar un poco de todo, en un ambiente más relajado y tranquilo 💛

    Y a ustedes ¿cómo les va con la hora de dormir de sus peques?

     

    Sale

    Unavailable

    Sold Out